Expertos
Larm-Rmah-Unsplash-Roglá

10 valiosos consejos de Javier Roglá como emprendedor social

Hace poco tuvimos el placer de hablar con Javier Roglá, director global de Santander Universidades, CEO de Universia, vicepresidente de la Fundación Universia, fundador de Empieza por Educar (ExE), y considerado una de las personas más influyentes de España en el área de educación en 2020.

Pero, más allá de todos esos puestos, Javier se considera a sí mismo un emprendedor social.

Nos adentramos con él en una charla distendida y sincera sobre giros vitales de 180 grados y valiosas lecciones aprendidas por el camino, de la que hemos sacado unos consejos fundamentales para ti, que estás construyendo tu propio proyecto o que quizás te planteas hacerlo pronto.

 

Inicios poco glamurosos

El proyecto de Javier, Empieza por Educar (ExE), lleva más de 10 años contribuyendo a la igualdad de oportunidades en la educación.

En España, tus posibilidades de fracasar educativamente son 6 veces más altas en los ambientes desfavorecidos que en ambientes favorecidos. Si te toca la lotería de la vida, tienes muchas menos posibilidades de fracasar, y eso lo consideramos súper injusto. 

El problema era claro, y Javier sabía que se trataba de un problema sistémico: “el sistema no está pensado para que los chavales y chavalas de entornos desfavorecidos florezcan en la escuela. Es triste, pero es así”.  

Cambiar el sistema era el reto.

Por aquel entonces llevaba trabajando 5 o 6 años en Boston Consulting Group y había llegado a ser Principal allí, que es el paso anterior a ser socio (ser socio es cuando uno empieza a ganar dinero de verdad en consultoría). 

Llevaba un año trazando un plan para encontrar el apoyo y sacar ExE adelante, básicamente durante el fin de semana y por las noches, pero un día lo tuvo claro: “aquello no iba de hacer un powerpoint, sino de dedicarle 24 horas al día, 7 días a la semana. Ahí decidió girar por completo su trayectoria, dejar su trabajo y sin contrato, sin dinero, sin nada, empezar a dedicarle el 100% de su tiempo: “dedicarse en serio quiere decir que te levantas por la mañana, que muchas veces te das cuenta a la hora de comer que aún llevas el pijama, que no sabes qué va a ser de ti, y que te enfrentas a 50.000 nos, uno detrás de otro. Mis padres no creo que lo entendieran… Lo respetaron, pero debían de pensar que estaba majareta”.

 

10 consejos de nuestra conversación con él

 

1. Define bien el problema y utiliza la teoría del cambio

Cristalizar la teoría del cambio en los emprendimientos sociales es fundamental: todo comienza por entender el problema.  En el caso de su proyecto, el problema era sistémico: se necesitarían más recursos en los entornos desfavorecidos, ayudar más a los profesores con formación inicial, continua, y con feedback, potenciar el trabajo colaborativo y construir equipos de profesorado. Hay personas involucradas que hacen esto de forma aislada, pero el sistema no está pensado para esto, y ése es el problema. Ahora llegamos a la segunda parte: si hay que cambiar el sistema, ¿cómo lo cambias?

 

2. Usa el buen liderazgo para cambiar los sistemas

Los sistemas, al fin y al cabo, están compuestos por personas. Y hay un factor diferencial entre los sistemas que funcionan y los que no: el liderazgo (y el liderazgo colectivo). A pesar de que en España y otros países el término “líder” o “liderazgo” a veces puede tener connotaciones negativas, sabemos a lo que nos referimos: todos hemos experimentado alguna vez las consecuencias positivas de un equipo bien liderado, que fomenta la participación. 

Eso es lo que hizo Empieza por Educar: nutrir de líderes colaborativos que conocieran la realidad de los entornos desfavorecidos y compartieran la visión de que era posible y necesario empujar el cambio en el sistema. 

 

3. Ataca los problemas en pequeño

No es recomendable abordar problemas gigantes, sino enfrentarse a ellos en pequeñas fracciones, con audiencias pequeñas, hacerlo de forma excelente y empezar a crecer desde ahí. 

 

4. Investiga y sé específico/a

En etapas de diseño es cuando se debería investigar profundamente quién va a pagar, exactamente por qué especificaciones y cuánto. Esto nos lleva al siguiente punto…

 

5. Valida (o bien refuta) todo lo que puedas antes de lanzarte

Confiesa que si hubiera sabido lo que sabe a día de hoy, “posiblemente no habría dejado mi trabajo”. Si pudiera volver atrás conseguiría unas cuantas validaciones más. En realidad, más que validar hipótesis, uno debería tratar de refutarlas (te puede ahorrar años de estar en el camino equivocado). 

 

6. Pon foco. Lo primero es lo primero

Si no tienes los recursos para la estrategia marcada, el foco debe ser conseguir esos recursos.

 

7. Crea una red de apoyo: puedes empezar por una persona

Es fundamental tener una red de apoyo, incluso si solo es una persona al principio, como fue su caso. A partir de ahí vete construyendo y haciéndola más amplia ya que  “se pasa muy mal y estás muy solo, tienes que hacerte la piel dura porque el 90% de las interacciones van a acabar en un no”.

 

8. Gestiona la parte emocional de emprender

Al emprender se manejan tensiones muy grandes, una es ponerse enfrente de un potencial cliente. Por eso primero busca a gente a quien le encaje tu solución, que tenga una sensibilidad especial. Y a ser posible dirígete a aquellas personas a las que no se las bombardea todo el rato con soluciones similares. Encuentra la manera de que otra persona te haga la introducción.  Y recuerda despersonalizar: aceptar que tu idea no es para todo el mundo, y esto es normal. Hay que ir ajustando el tiro. 

Lo importante es ir mejorando el proceso. Si tu objetivo es “cerrar la venta”, el 90% de las veces vas a fracasar, pero si te lo tomas como ‘qué puedo aprender de esta interacción y cómo la siguiente puede ser mejor’, siempre ganas: unas veces te dan dinero y otras aprendes. 

 

9. Crea un equipo de gente mejor que tú

A veces es más importante el ‘quién’ que el ‘cómo’: no todo lo tienes que saber solucionar tú, pero “como founder y CEO tu trabajo es encontrar champions fuera de la organización: llámale clientes, inversores…, como quieras. Tienes que ser el Chief Recruiter o Chief Seducter. De las cosas que más orgulloso estoy es de las personas a las que conseguí ‘liar’ con este proyecto, y todas en lo suyo eran mejores que yo”. 

 

10. Maneja los errores de forma adecuada

Cuando emprendes estás abierto a equivocarte en todo. Por ejemplo, en recruiting. Javier considera que ha tenido mucha suerte en este aspecto, pero da un consejo esencial:

Si te equivocas no pasa nada, pero no mantengas el error. No debes tener miedo a decir: ‘oye, esto no está funcionando’, poner las medidas adecuadas para intentar que funcione y, si aún así no funciona, reconocer el error y hablar de que no hay fit. Despersonalizar ayuda mucho, hay personas que funcionan muy bien en un sitio y en otro no. Al final no es un problema de las personas, sino del encaje con lo que se está intentando resolver.

 

 

TE PUEDE INTERESAR  Tu idea también puede contribuir a los ODS - te decimos cómo

 



		
Share this Story
  • Larm-Rmah-Unsplash-Roglá
    Expertos

    10 valiosos consejos de Javier Roglá como emprendedor social

    Javier Roglá nos contó obstáculos y aciertos a la hora de emprender socialmente con el proyecto "Empieza por Educar". Extraemos sus aprendizajes en 10 puntos.
Load More Related Articles
Load More By Explorer
Load More In Expertos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Mujeres líderes: por un progreso igualitario en el mundo de la covid-19

Por el Día Internacional de la Mujer, aportamos nuestro grano de arena hacia la concienciación en todos los ámbitos. Explorer lleva años promoviendo la igualdad, y los resultados de sus cifras de participantes femeninas lo demuestran.

Promueve:

abril 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930