Económico - Finanzas
IVA_Explorer

IVA básico para emprendedores

IVA – Impuesto sobre el Valor Añadido.

Sí, sabes lo que significan esas cinco palabras y lo que es a grandes rasgos: un porcentaje que se aplica a la llamada “base imponible” y que incrementa el precio de algo para quien lo va a pagar.

Sin embargo, si estás emprendiendo o te propones emprender, seguro que declarar el IVA no es una de las cosas que más te van a motivar en tu camino startupero, para qué nos vamos a engañar…

Seguro que te motiva más llevar a cabo esa idea de negocio que tienes en la mente, ser tu propio jefe, juntar cabezas y trabajar en equipo en sesiones de brainstorming, estudiar tu mercado y tu cliente ideal, definir tu ventaja competitiva y tu estrategia, desarrollar tu producto mínimo viable… Cualquier cosa menos ponerte a presentar impuestos.

Y aunque hay gente muy preparada para eso que te puede ayudar, cuando empiezas con tu proyecto o startup, la realidad suele ser que quizás no tengas muchos ingresos para que una empresa externa lleve todas tus facturas.

Por eso es necesario que entiendas en qué consiste el IVA y cuáles son tus obligaciones. Si lo llevas al día y te organizas desde el principio, vas a ahorrar mucho tiempo y, posiblemente, dinero.

Te traemos unos conceptos básicos en lenguaje sencillo y un descargable con plantilla para organizarte y poder presentar tu modelo 303 de Autoliquidación de IVA. 

¡Allá vamos!

 

IVA – conceptos principales

El IVA es el impuesto que grava el consumo y que pagamos los consumidores o contribuyentes; es decir, la población.

Hay diferentes tipos, dependiendo de la actividad de la que se trate: general (21%), reducido (10%), superreducido (4%) y algunas están exentas (0%).

¿Quién interviene?

Para entender cómo se recauda y quién interviene en esa recaudación, visualiza dos perfiles:

  • EL SUJETO PASIVO: la denominación no es muy “sexy”, pero básicamente y para que te acuerdes, es el empresario/a o profesional que entrega bienes o presta servicios, y que es quien recauda el impuesto y lo ingresa a Hacienda (por si te lo estabas preguntando: no, no se lo queda el profesional, simplemente se encarga de hacer el trabajo). Por ejemplo: dos o más personas que ejerzan en común una actividad profesional repartiendo los ingresos son sujeto pasivo. ¿Te suena?
  • EL CONTRIBUYENTE: el paisano de a pie que paga el impuesto.

(Por el contrario, en la declaración de la renta de las personas físicas -IRPF-, la persona es contribuyente y sujeto pasivo a la vez, porque es ella misma es quien tiene que presentarla dentro del plazo, ¿ves la diferencia?)

IVA devengado vs IVA soportado

El IVA devengado o repercutido es el porcentaje que, como empresario/profesional, aplicas a la base imponible de las facturas que emites a tus clientes, y que no es para ti, sino que lo estás recaudando para el Tesoro.

El IVA soportado, también llamado deducible, es aquel que el profesional paga en las facturas de proveedores que recibe. También se llama deducible, puesto que se considera un gasto que se puede restar para pagar menos impuestos a Hacienda.

Tendrás que declarar el importe de la diferencia entre estos dos conceptos, como te explicamos ahora.

Declaración trimestral del IVA

Quien vende o presta un servicio tiene la obligación de hacer la declaración trimestral de autoliquidación de IVA (a través del modelo 303).

Esto implica ingresar a Hacienda la diferencia entre el IVA devengado (que has repercutido en las facturas que has emitido a tus clientes) y el IVA que has soportado (el porcentaje que has pagado en las facturas que has tenido que pagar a tus proveedores).

Si ese resultado es positivo, tendrás que ingresárselo a Hacienda.

Si es negativo, lo podrás compensar en las siguientes autoliquidaciones. Al final del ejercicio, se puede optar por solicitar la devolución o compensar este resultado negativo en liquidaciones posteriores.

Aquí va un pequeño resumen – ¡Descarga aquí la imagen en pdf para acceder a los links!

 

INFOGRAFÍA PARA DUMMIES

Descarga esta imagen en pdf para acceder a los links

Modelo 303

Para rellenar el modelo 303 de autoliquidación de IVA y el 130 (autoliquidación de IRPF), necesitarás tener la información de las facturas emitidas y recibidas en el período bien organizada: por una parte, todos tus gastos, y por otra, todos los ingresos de tu actividad, de esta forma:

  1. Base imponible (sobre la que se calcula el porcentaje de IVA que deba aplicarse)
  2. Tipo impositivo (como te decíamos antes, 4%, 10%, 21% o exento)
  3. Tanto en ingresos como en gastos, diferenciar por compra: nacional, intracomunitaria o extracomunitaria (si es fuera de la UE)
  4. Diferenciar bienes corrientes vs bienes de inversión. Los bienes corrientes son aquellos que pueden hacerse líquidos, es decir, convertirse en dinero, en un plazo de tiempo menor a los 12 meses. Mientras que por lo general, los bienes de inversión son aquellos activos corporales, muebles, semovientes o inmuebles que, por su naturaleza y función, estén normalmente destinados a ser utilizados por un período de tiempo superior a un año como instrumentos de trabajo o medios de explotación – aunque hay alguna excepción.

Tips para organizarte desde el primer día

Share this Story
  • IVA_Explorer
    Económico - Finanzas

    IVA básico para emprendedores

    ¿Notas sudores fríos cada vez que escuchas la palabra IVA? Te explicamos conceptos básicos y te regalamos una plantilla para facilitarte la autoliquidación (modelo 303).
Ver más Articulos Relacionados
Ver más en Económico - Finanzas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Promueve:

diciembre 2019
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031