Proyectos
destacada_bactidec1

BactiDec, biotecnología que evita infecciones post-quirúrgicas

  • BactiDec es un dispositivo que mide en tiempo real la presencia de bacterias en heridas quirúrgicas para evitar infecciones postoperatorias
  • Sus promotores acumulan premios, el último: ganar la X Edición del Programa Explorer – Jóvenes con Ideas

Llevamos unas semanas súper intensas”, nos dice José Rodríguez Gago. Y no es para menos: acaba de aterrizar de Silicon Valley, la recompensa por ser proyecto ganador en el Explorer USC Santiago Space, y ya han contactado con ellos inversores y marcas comerciales farmacéuticas muy interesadas en el proyecto, “incluso alguna se ha interesado en que le licenciemos la propiedad intelectual para hacerlo ellos, pero de momento vamos a seguir reuniéndonos, ojalá pueda decir algo dentro de poco”.

Todo esto a la vez que tanto él como su socio, Carlos de Frías, siguen estudiando Medicina. Es lo que tiene que tu proyecto de biotecnología se alce con el Premio Santander X del Programa, entre más de 50 Explorer Spaces y alrededor de 1.000 proyectos emprendedores.

Pero para este estudiante de 5º de carrera apasionado de la ciencia, curioso por naturaleza que de pequeño soñaba con cambiar un poquito el mundo, las reuniones son parte del encanto de ver cómo su idea sale adelante. Y eso nos beneficia a todos, porque el problema es claro:

1 de cada 10 personas en España se expone a padecer una infección quirúrgica después de operarse, a pesar de haberse sometido a una operación perfecta.

BactiDec quiere acabar con este problema: del tamaño de una caja de cerillas y con un solo botón, su tecnología permite tanto a cirujanos como a personal de enfermería obtener una muestra de la herida quirúrgica, reflejando en su pantalla el número de bacterias antes de cerrar la herida y adelantando la toma de decisiones de cara a establecer un correcto tratamiento antibiótico.

 

Cómo fue surgiendo la idea

José nos cuenta que el “germen” de BactiDec se remonta a la inspiración que le generó un Premio Nobel ¡en 3º de la ESO!

A pesar de tener a su ahora socio Carlos de Frías en la clase de al lado, no se enteró de su existencia hasta que ese año se fue de intercambio a Nueva York. “Yo llevaba tiempo dándole vueltas a una idea para hacer un nuevo tipo de vacunas con unas células llamadas dentríticas (a raíz de unos Premios Nobel sobre inmunoterapia). Cuando volvimos a España se lo comenté a Carlos y me dijo: “¡Vale, lo hacemos!”

Pasaron trabajando en la idea teórica 3º y 4º de la ESO, después les permitieron acceder al laboratorio del instituto, y en 2º de Bachillerato ya obtuvieron buenos resultados con el diseño de vacuna que hicieron, así que se presentaron a Galiciencia, una feria de ciencias a nivel Comunidad Autónoma.

Allí estaban unos ojeadores de la mayor feria de ciencias de España, Exporecerca Jove, que les ficharon, así que se fueron a Barcelona, donde ganaron el Tercer Premio y el Premio Mejores investigadores jóvenes para el CSIC. Con él representaron a España a nivel europeo e hicieron una estancia de desarrollo en el Centro Nacional de Biotecnología, en el laboratorio de postvirus y vacunas que dirige Mariano Esteban y eso les cambió bastante la vida: “recorrimos mundo, entramos en contacto con los mejores laboratorios… y la amplitud de miras y capacidad de trabajo que te da eso es increíble”.

Después llegaron a la Universidad, donde constituyeron ScienceEffect, una asociación de estudiantes para hacer proyectos de innovación e investigación a pequeña escala, comunicación científica… Ganaron dos años consecutivos la feria de inventores Makers Fair Galicia y todo esto les movió a la siguiente etapa.

Me empezó a rondar la cabeza la idea de las infecciones postoperatorias. Le dije a Carlos que nos faltaba la pata de la formación de empresa, para poder sacar productos al mercado y cambiar las cosas.

 

El problema del investigador

Como muchos (demasiados) investigadores, José quería solucionar un problema que veía en su sector, el del mundo sanitario. Esa fue la principal motivación pero confiesa que antes de Explorer era un auténtico novato en emprendimiento:

Como investigador, yo no tengo la capacidad de llevar ese proyecto a la sociedad, de hacerlo algo real, algo que se implante en la sanidad; pero como emprendedor, como innovador, sí.

Dentro del contexto de la investigación, cree que tanto universitarios como investigadores deberían pasar por esta formación emprendedora. “No porque vayas a montar una empresa, no tiene por qué, pero, si tienes un proyecto que quieres desarrollar y una empresa contacta contigo para hacerlo, debes conocer los fundamentos de una compañía para entender ciertas cosas y trabajar correctamente con ella”.

Se enteró de que existía el programa Explorer, gracias a Manel, una de las personas que lo llevan en la USC, y se lo comentó a Carlos: “Le dije que era el programa que más ofrecía y que más me había gustado de todo lo que había visto, le dimos una vuelta y acabamos apuntándonos”.

bactidec_laboratorio

Espíritu emprendedor y trabajo en equipo

Recuerda que el día de la entrevista Carlos estaba nervioso y agobiado porque pensaba que no le iba a dar tiempo, pero en el primer cuatrimestre consiguieron desarrollar toda la idea teórica. Si lo tiene que atribuir a algo, no es al hecho de que sean súper amigos, sino a que se complementan muy bien, “somos muy diferentes y precisamente por eso nos enriquecemos mucho”.

Equipo_BactiDec José Rodríguez Gago y su socio, Carlos de Frías

 

En enero ya se estaban formando en empresa con Explorer, Carlos más centrado en el plan de negocio y José en construir el MVP (producto mínimo viable). “Para junio ya teníamos hecho el plan de negocio, el prototipo, el proyecto era sólido y de repente habíamos ganado Explorer a nivel local”.

Si tiene que contar una anécdota divertida en el desarrollo de su startup se decanta por el momento de crisis que sufrieron antes de presentar BactiDec ante el jurado local de Explorer: la víspera al transportarlo se le rompió la pantalla, pero cuando vio que el daño era más severo decidió construirlo desde cero. “Como ya tenía todas las piezas, el algoritmo y el software, solo era construir la parte electrónica. Estuvo hasta altas horas de la madrugada soldando, juntando chips y haciendo todo el sistema electrónico de nuevo. Al final funcionó super bien y mejoramos mucho el diseño al hacerlo rápido, pero… ¡menudo infarto!”

Confiesa que con el programa han aprendido muchísimo sobre empresas, innovación, estrategias formales para resolver problemas y para tener una visión más global de los procesos. Y algo que se le grabó a fuego fue el fallar rápido de lean startup. “Hagas lo que hagas, fracasa rápido y vete a otra cosa. No hacer un punto final del fracaso, sino una coma”.

Pasaron el verano hablando con más gente y más gerencias. Después, el viaje a Silicon Valley, y a la vuelta, los Explorer Awards, donde ganaban el programa a nivel global.

El viaje fue increíble, estaba tan bien hecho… No había entrado en contacto con la sociedad de Silicon Valley, se te contagian las ganas de hacer y preguntar.

Nos cuenta que han surgido muchas sinergias y nuevas ideas nuevas durante la semana con los Explorers. Y también destaca que uno de los días, en un encuentro con investigadores en Stanford, intercambió contacto con una de ellas, volvieron a quedar para tomar un café: “me enseñó los laboratorios, lo último en inmunoterapia, estaba como un niño en un parque de bolas. Me dijo que tenía un perfil como para hacer un postdoc en Stanford y me explicó lo que tenía que hacer para completar allí mi formación. ¡Brutal!”

Ahora mismo, están en plena prueba de concepto y a primeros de año se constituirán como empresa, después quieren hacer la primera ronda de financiación y empezar la producción y la venta. Ese es su objetivo a corto-medio plazo. Pero su visión va más allá: que la tecnología de BactiDec esté disponible en todos los hospitales: “un dispositivo en cada quirófano que evite las muertes y complicaciones por infecciones post-quirúrgicas”.

Recomienda “totalmente” pasar por el programa Explorer: “puede darle a cualquier persona con formación de cualquier rama es ese toque que te permite desarrollar el proyecto, y tener esa visión, y si no hacerlo tú, saber quién puede hacerlo, cómo y con quién contactar, etc”.

Mira este vídeo en el que el propio José nos habla de BactiDec y de cómo Explorer le ha cambiado la vida:

También puedes ver a José en televisión hablando del dispositivo y su paso por Explorer. 

Si tú también quieres recibir apoyo, formación y sinergias, ¡pre-inscríbete a la próxima edición del programa Explorer y te avisaremos cuando esté abierta la convocatoria!

 

BactiDec logo

BactiDec es un dispositivo del tamaño de una caja de cerillas que mide las bacterias presentes en una herida quirúrgica en tiempo real y hace un seguimiento de su evolución, evitando que una operación que ha salido perfecta pueda verse truncada por una infección post-quirúrgica e incluso salvando vidas.

#BactiDec

Perfil J. R. Gago

 

José Rodríguez Gago nació en Pontevedra. Además de cursar 5º de Medicina y estar en el club de debate de la universidad, trabaja para una empresa de diseño de producto, @VermisLAB, es profesor de ciencias para niños de altas capacidades, y se ha formado en robótica, impresión 3D, electrónica y programación, design thinking y team building.  Le apasionan todas las ramas de la ciencia en general y la aplicación que tienen en la medicina y, por si esto fuera poco, saca tiempo para hacer surf, leer, quedar con sus amigos y viajar.

Co-founder at BactiDec

Share this Story
Ver más Articulos Relacionados
Ver más en Proyectos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Checkpoints Explorer con Steve Haraguchi

S. Haraguchi, referente en educación en emprendimiento e innovación vinculado a Stanford y Harvard entre otros, te ayudará en los Checkpoints entre los módulos de Explorer Lab. ¡Descubre más!

Promueve:

diciembre 2019
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031