Habilidades Personales
softskills

Softskills y autenticidad: claves de supervivencia

Son las ocho de la mañana y te subes al peso a ver cómo va ese cuerpo. Tu peso te dice cuánto pesas, y después te da las gracias y se despide con un tono jovial. En función de lo que te haya dicho, lo amas, o lo odias. Es decir, manifiestas emociones hacia una máquina.

Sin ánimo de remontarnos a los inicios del ludismo, siempre hemos estado expuestos a que una máquina haga el trabajo de una persona. El “hoy” pasa por robotizar y cuestionar puestos de trabajo en los que, donde había una persona, habrá un robot que probablemente lo hará “mejor”, más rápido y, en términos de rentabilidad, más barato.

Como empresario la ecuación parece perfecta: los robots abaratan costes, maximizan beneficios y el negocio va mejor. De hecho, me ahorro todas las complicaciones que implica trabajar con personas. Pero… ¡qué locura!

Habiendo tanta gente buscando empleo, habiendo una superpoblación descontrolada a nivel mundial, ¿vamos a reducir aún más las posibilidades de que las personas puedan trabajar? Llegamos, de nuevo, al miedo a que nos quiten el trabajo. Y frente al miedo: reflexión, adaptación y reinvención.

Hace poco comentaba con un compañero, hablando de toda esta proliferación de “nómadas digitales” y “expertos online” para enseñarte a vivir de tu pasión, que si todos hiciéramos lo mismo, no podrían ofrecerse algunos servicios básicos. ¿Quién entonces limpiaría las calles? ¿Quién te atendería por teléfono? ¿Quién…? Le contesté: las máquinas.

La migración empezó hace mucho tiempo. Las personas empezaron a aceptar que para satisfacer algunas necesidades o disfrutar de determinados servicios, ya no hablarán o serán atendidos por personas. De hecho, ya empieza a ser raro que sea una persona la que te atienda por teléfono ante una incidencia de un servicio.

Es entonces cuando entramos en la increíble oportunidad que nos ofrece esta situación. Una oportunidad que nos habla de que lo importante ahora va a ser que quien trabaja eres TÚ.  Ahora bien, ¿por qué yo y no otra persona? (Típica pregunta de un proceso de selección). Y es cuando entraríamos de lleno en las softskills.

(…) entramos en la increíble oportunidad que nos ofrece la situación. Una oportunidad que nos habla de que lo importante ahora va a ser que quien trabaja eres TÚ.

Para mí, las softskills tienen que ver con las competencias personales de toda la vida en relación con unas competencias más técnicas y procedimentales. Es decir, hablamos del “saber ser” y el “saber estar” de las personas. Y de la actitud o la predisposición que tienes como persona ante determinadas situaciones o tareas. Una actitud que habla de tus valores y de tu moral. De lo que te importa, de tus líneas rojas y de tus parámetros.

AUTENTICIDAD

Cuando me encuentro en foros de empleo hablando de softskills y de competencias personales, me detengo especialmente en la autenticidad. Un robot, por mucho que esté perfeccionado, no será nunca una persona. En ese momento suele haber un ingeniero que me contesta y dice: “Todavía”. Si partimos de la base de que ya hay personas que parecen robots, debo darle la razón a mi amigo ingeniero.

La robotización empezó antes de los robots. Hay una especie de obsesión con emular a las personas reales o parecernos a los robots. Como decía otro compañero, por poner un ejemplo, “a lo mejor la máquina hará tu trabajo de hoy, pero puedes ser tú quien supervise, gestione, programe, actualice, dote de sentido y humanidad a la máquina”.

A lo mejor la máquina hará tu trabajo de hoy, pero puedes ser tú quien supervise, gestione, programe, actualice, dote de sentido y humanidad a la máquina

Claro, la pataleta no te la va a quitar nadie. Pero como una máquina, o actualizas o mueres. La actualización es lo que conocemos como formación continua que, si antes eran X horas al año, ahora deberán ser más horas para atender a las realidades cambiantes y los retos de la empresa.

Cuando hablamos de autenticidad, me refiero a no renunciar tan rápido a aquello que precisamente nos puede salvar profesionalmente. Lo importante de cara a trabajar es y será que lo haces tú. En este sentido, tu trayectoria, tu background, tus experiencias hablarán mucho de ti porque es lo realmente diferenciador y auténtico.

Un título no dice nada de nadie, pero tus experiencias hablan de tus decisiones, de tus aprendizajes y de todo lo que puedes aportar después de haber pasado por ahí. Hay demasiada gente intentando parecerse a otra gente, empeñándose en no ser auténticos y en crear itinerarios seguros para llegar a un trabajo estable. Toca romper creencias y empezar a asimilar nuevos modelos. El profesional del mañana es como un menú de autor de alta cocina: auténtico, creativo y exclusivo.

Nos hemos construido una superficialidad a base de máscaras que no hablan de nosotros. Hemos olvidado nuestra autenticidad porque simplemente quisimos demostrar algo que no somos.

Y es cuando, a nivel profesional y personal, nos toca hacer un trabajo de autoconocimiento, de cuestionar, de descubrir la autenticidad, de desatar la pasión, y sobre todo de qué valor es el que aportas tu como persona. Un proceso que pasa por escuchar tu voz interior, y descubrir lo que tiene sentido para ti.

Cuando les hablo de mis alumnos emprendedores acerca de crear empresa partimos de la base de que una empresa se monta para ganar dinero, ¡Es así! Pero, el corazón no puede ser ese.

COMPROMISO Y SENTIDO DE PERTENENCIA

El corazón, para mí, tiene que ver con el sentido y el propósito. Si nos conectamos desde aquí, si nuestra motivación parte de esta autenticidad, nuestro compromiso será aún más fuerte, porque seremos entonces fieles a nosotros mismos. Ya no dependerá tanto del sueldo, de las condiciones de trabajo, de las retribuciones, etc… es que en este momento de mi vida esto es lo que en realidad quiero y lo que es importante para mí.

Dentro de las empresas, cada vez se percibe más esa necesidad urgente de no tener empleados al uso, sino profesionales que sientan la empresa como suya propia. Hablamos de compromiso, implicación, creatividad, valentía y entrega. Para estos profesionales su empresa ya no les es indiferente. Es un reto constante que requiere de determinación y fuerte capacidad de resiliencia.

DETERMINACIÓN Y RESILIENCIA

Si buscamos en la RAE este concepto de resiliencia que está muy de moda últimamente, encontraremos estas definiciones:

  1. Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos.
  2. Capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido.

Ya sabemos que el camino emprendedor está colmado de retos y situaciones a menudo adversas, por eso si estás montando tu startup necesitarás mucho de estas cualidades relacionadas con la resiliencia: autonomía, autoconocimiento y autoestima, ser conscientes del presente, ser empáticos y sociables, tener un enfoque positivo ante los reveses y tolerantes a la incertidumbre.

Desde resolver conflictos hasta no rendirse ante el primer no.

Una resiliencia que urge en estos tiempos tan cambiantes donde toca adaptarse mucho y cada vez más rápido.

PROACTIVIDAD

El compromiso se conecta con otra softskill, la proactividad.

Adelantarse a los problemas, la previsión, la determinación sin que nadie te la pida. La proactividad tiene también que ver con “sacar las castañas del fuego” y con el espíritu de supervivencia. Ser proactivo es sinónimo de buen solucionador y de iniciativa a tiempo.

skills_Soto

Otra softskill importantísima es la flexibilidad o adaptación al cambio. Que está relacionada con la proactividad, pero también con la resiliencia de la que hablaba antes y con la creatividad.

CREATIVIDAD

Si estamos hablando de entornos cambiantes, y nuevos y desafiantes retos… ¿es necesaria la creatividad? La respuesta es un SÍ con mayúsculas. La creatividad se entrena, la creatividad se contagia, la creatividad se alienta. Un equipo donde las ideas nuevas no se valoran y no se escuchan, no siembra la creatividad.

Si tuviéramos que sugerir el principal objetivo de la creatividad sería solucionar los problemas aportando un punto de vista diferente y disruptivo. En este sentido, un profesional creativo sería parte esencial de cualquier equipo. Lo contrario es una empresa que no quiere cambiar, y por lo tanto, que no quiere adaptarse y morirá.

COMUNICACIÓN

Por último llegamos a lo que para mí es el plato fuerte: la comunicación.

Muchos de los problemas que nos encontramos en el ámbito de las empresas y los equipos tienen que ver con una deficiente comunicación. Encontrar a un profesional que sea buen comunicador, que sepa escuchar, que empatice desde el lenguaje, que tenga una firme voluntad de entendimiento…, no es tan fácil.  La comunicación es la expresión de todas las softskills.

Dependiendo de cómo estemos y del valor que aportemos, me comunicaré de una forma u otra. Para mí la comunicación es herramienta de transformación. Lo primero, antes de nada, porque necesitamos poder hablar de lo importante para poder trabajarlo. Si no logramos comunicarnos desde ahí, va a ser difícil emprender cambios. ¿Cómo voy a cambiar algo de lo que ni siquiera soy capaz de hablar? El lenguaje crea pensamiento, y el pensamiento crea acción.

TE PUEDE INTERESAR  ¿Por qué emprender puede ser tu opción A?
Share this Story
Ver más Articulos Relacionados
Ver más en Habilidades Personales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

8 propósitos para emprender en el año nuevo

Los últimos días del año son el momento perfecto para revisar, reflexionar y fijar objetivos personales y profesionales.

Promueve:

noviembre 2019
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930