Habilidades Personales

¿Por qué emprender puede ser tu opción A?

Estudios, egresados, experiencia laboral, emprendimiento, tesis, máster, doctorado, prácticas… ¿Nos prepara la universidad para el mercado laboral actual? ¿Cómo ha evolucionado la idea de emprendimiento en los últimos años? Lejos del boom que parece existir con el mundo startup, lo que está claro es que aprender a emprender puede ser tu primera opción para mejorar tu carrera profesional, emprendas finalmente o no. Te damos las razones aquí.

El otro día compartíamos en redes un post publicado por StartPoint en el que se recomendaban varias series para emprendedores. Alguien comentó que no estaba la más mítica, “Silicon Valley” y tuvimos que darle la razón.

Si has visto esta serie seguro que te has reído con el humor de las situaciones -unas más reales que otras- que en ella se le plantean a unos jóvenes emprendedores que repiten la frase “hacer un mundo mejor” como un mantra en los momentos de tensión y estrés durante la creación y evolución de su startup:

Silicon Valley – Making the world a better place (supercut) from cthulberg on Vimeo.

Lejos de hablar de series, tengo que darte la enhorabuena por estar aquí. (Ahora entenderás por qué).

Pero déjame adivinar: Si estás leyendo este post, probablemente tengas entre 18 y 31 años, hayas acabado tus estudios o estés estudiando, haciendo la tesis o un máster. Quizás estés trabajando o emprendiendo. O simplemente sueñes con montar tu propio negocio en un futuro a medio plazo.

 

Un poco de contexto

De nuevo, enhorabuena por estar en un blog sobre emprendimiento e impulso de ideas de negocio.

Yo tengo 40 años, soy parte del equipo de Comunicación del programa Explorer, y para no aburrirte con muchos detalles, te diré que en una familia sin antecedentes emprendedores, nadie durante mis años de estudios (al menos yo no lo recuerdo) me habló de que existía una opción de ganarse el pan que era montar tu propia empresa.

Nadie durante mis años de estudios me habló de que existía una opción de ganarse el pan que era montar tu propia empresa

Porque para eso tenías que estudiar ADE o similares, y yo había escogido la rama de Humanidades. Emprender no se nos mencionaba ni de lejos, porque se veía como “out of our league”, vamos, algo nada asequible para nosotros.

Y no conocía el mundo del emprendimiento hasta que empecé a trabajar en una startup tecnológica que lo intentó en San Francisco, a base de darnos muchos cabezazos contra la pared y de pagar mucho dinero a una de las consultoras más importantes, un servicio que, si bien puede ser de gran ayuda, para nosotros nos supuso un desembolso demasiado alto.

Resumiendo: aprendimos muchas cosas básicas después de mucho tiempo, gastando mucho dinero y dándonos el batacazo. Si hubiéramos conocido programas como Explorer, probablemente habríamos llevado unas cuantas lecciones de base aprendidas desde el principio.

Hoy en día no es raro oír hablar de startups (para muestra el botón de las series que hablan de ellas como te decía al principio, las películas o la cantidad de libros dedicados a emprender mejor y de forma más eficaz).

Quizás estemos experimentando un auge tan grande que hayamos pasado al otro lado: algunos invitan a emprender y arriesgarse a toda costa. ¡Claro, porque no son ellos los que arriesgan!

No. Necesitamos un término medio. Como decía un antiguo anuncio de neumáticos, “la potencia sin control no sirve de nada”: tenemos que ver el bosque, y analizar la situación desde una perspectiva más general.

 

Mercado laboral actual

El otro día, leía en Universidadsi un artículo sobre los desajustes educativos y laborales. Hablaba de que los cinco perfiles profesionales más demandados en 2018 según la consultora Randstad fueron:

  • Ingenieros especializados en robótica y mecanotrónica
  • Financial Controller
  • Export Manager
  • Customer Experience
  • Médicos especializados

Y mostraba las titulaciones universitarias con mayor contratación laboral:

carreras_contratacion_laboral 

 Decía además que Randstad, en línea con Infoempleo y el Grupo Adecco prevén que en España habrá un déficit de talento en 2030, y que las empresas ya tienen un problema importante para cubrir sus vacantes porque no encuentran perfiles que se ajusten a lo que necesitan. ¿De dónde viene el problema?

 

Sobrecualificación – El problema de saber más de lo que te piden

En la universidad nos preparan. Y mucho. (Quizás demasiado en cuestiones teóricas y menos en las prácticas).

Según los estudios en los que se basa el artículo de Universidadsi, la barrera más importante que encuentran los egresados es la falta de experiencia profesional.

Otro dato importante que menciona el artículo, es que “pese a que en todas las ramas salvo en Humanidades y Artes más del 50% de los encuestados manifiestan que la titulación les ha ayudado a conseguir un trabajo, más del 20% de todas las ramas salvo Ciencias de la Salud manifestó que no les había resultado útil. Estas cuestiones sugieren que existe una cierta desconexión entre el mercado laboral y la realidad de los estudios universitarios”.

Eso se añade al hecho de que el sistema productivo español se centra poco en el conocimiento y la economía influye en la oferta laboral.

La sobrecualificación se puede atribuir a tres razones:

  • La falta de experiencia laboral previa hace que cuando sales de la carrera estés dispuesto a trabajar en puestos de menor nivel. Esto a menudo acaba siendo una situación permanente.
  • Algunos estudios que tienen mayor salida laboral no son los elegidos por los estudiantes
  • El contexto familiar, social y cultural influyen directamente sobre los estudios elegidos.

Por otra parte el artículo también menciona que en ocasiones los estudiantes no salen de la universidad con el conocimiento real de sus estudios, y escasean los universitarios con un alto nivel en el desarrollo de competencias.

Y ahí es donde entra el emprendimiento y la importancia de aprender a emprender.

 

12 formas en las que aprender a emprender te ayuda

Independientemente de que tengas en mente el emprender o no, pasar por un programa de emprendimiento te puede ayudar a trabajar aspectos que aún no se suelen trabajar en un grado de forma habitual. En general:

  • Empleabilidad. Te hace más “empleable” si buscas trabajo por cuenta ajena al contar con más recursos y práctica que otros que no tienen esa experiencia
  • Intraemprendimiento. Te da competencias “ágiles” para generar más innovación e intraemprendimiento dentro de una empresa: ser más crítico, más capaz de poner las cosas en perspectiva y contribuir con tu aportación para mejorar el funcionamiento de la empresa.
  • Aplicación práctica. Tienes más probabilidades de poner en práctica el conocimiento que has aprendido durante tus estudios. Es decir, que evitas la sobrecualificación (En esta línea es interesante el testimonio de este Explorer).

Además desarrollas unas competencias esenciales que te ayudarán en tu carrera profesional, hagas lo que hagas:

  • Creatividad. Necesaria para diferenciarnos de las máquinas y establecer relaciones o aplicaciones que no habíamos imaginado. Los grandes emprendedores ven oportunidades que otros no ven: buscan el potencial a las cosas y encuentran huecos, están alerta para ver las necesidades que no se han cubierto.
  • Flexibilidad. Desarrollas la habilidad de adaptarte mejor a los cambios: los emprendedores deben centrarse en el horizonte (su misión y visión) a la vez que mantienen un ritmo rápido en sintonía con el mercado.
  • Agilidad. Mejoras tu capacidad de respuesta al desarrollar la metodología lean: cuando emprendes debes iterar rápidamente, actualizar tus hipótesis de forma continua. Hay que observar, decidir, actuar y volver a empezar el ciclo una y otra, y otra vez.
  • Estrategia. Los grandes emprendedores son conscientes del fallo, pero del fallo “inteligente”: saben que cometer tropiezos es fundamental para aprender y evitar errores a gran escala. Por eso hacen pruebas para validar ideas.
  • Perseverancia y resiliencia. Desarrollas toda una actitud para vencer miedos y obstáculos. Sales de la zona de confort continuamente, lo que te hace más resistente psicológicamente a los vaivenes, no solo de los negocios, sino de la vida.
  • Comunicación. Aprendes a comunicarte de forma eficaz cuando trabajas en un pitch o en cómo presentar tu proyecto a otra persona. No es solo marketing: tiene mucho de empatía, de pensar en la necesidad de la otra persona, y eso es beneficioso para muchos contextos, no solo en ventas o emprendimiento. El storytelling capta la atención y transmite emociones.
  • Trabajo en equipo. Porque siempre, siempre, vas a tener que lidiar con otras personas, trabajes o no por cuenta ajena, emprendas en solitario o no.
  • Generosidad. Los grandes emprendedores tienen una mentalidad generosa, comparten información, ayudan a los demás abriéndoles oportunidades y siendo transparentes, lo que los hace más productivos y fortalece sus conexiones.
  • Sinergias. Emprender (y aprender a hacerlo) te proporciona el inmenso regalo de abrirte y conocer gente interesante, de establecer colaboraciones y tejer un sistema de mejora y apoyo mutuo muy gratificante para tu negocio y también de forma personal. Los mejores emprendedores hacen uso de una red multidisciplinar de contactos, tanto online como offline, y adquieren conocimiento muy diverso basado en otras ideas, para resolver problemas complejos y aportar diferentes puntos de vista.

 

Entrecomp, una base para desarrollar las habilidades emprendedoras

Según el Foro Económico Mundial, 358 millones de jóvenes en todo el mundo están desempleados.

358 millones. Casi nada.

En una encuesta de la Fundación EY sobre creación de empleo y emprendimiento joven, se descubrió que lo que más buscan los jóvenes es experiencia laboral real y mentorización por parte de emprendedores.

Está claro que todo lo dicho hasta hora refleja que hay un gran hueco sobre el que necesitamos trabajar.

Para ello no hay que irse a Silicon Valley. Ya existen iniciativas en Europa que trabajan en desarrollar las habilidades transversales, entre ellas la competencia emprendedora, el pensamiento crítico, la resolución de problemas y el aprender a aprender para solventar los retos económicos y sociales que tenemos en el viejo continente.

Ya existen iniciativas en Europa que trabajan en desarrollar las habilidades transversales, entre ellas la competencia emprendedora

El EntreComp es una herramienta para mejorar la capacidad emprendedora tanto de los ciudadanos como de las organizaciones. Su objetivo: desarrollar en nosotros la proactividad y la capacidad de poner en marcha “ideas que generen valor para otros”.

El EntreComp es un marco de referencia flexible, un punto de partida sobre el que apoyarse, que consiste en 3 áreas de competencia (Ideas y oportunidades, recursos y puesta en marcha) cada una de ellas con sus correspondientes competencias relacionadas y que se describen de manera progresiva en diferentes niveles de conocimiento y dominio. Quizás te suene su representación gráfica:

Puedes aprender más sobre EntreComp aquí.

 

Conclusión

Aprender a emprender va más allá de saber cómo hacer un business canvas (lienzo de negocio) o calcular el retorno de la inversión, aunque ambas cosas son importantes.

Yo lo veo más como un compendio de las tan necesarias habilidades blandas o softskills, de competencias ágiles que te hagan más flexible y más capaz de adaptarte a las demandas del mercado laboral, a los cambios sociales y empresariales cada vez más vertiginosos, a la llamada 4ª Revolución Industrial.

Y esto nos lleva a pensar, que, emulando el anuncio de neumáticos, el “conocimiento sin innovación no sirve de nada”.

Emprender debería ser una opción como otra cualquiera, no una salida a la situación de desempleo y precariedad laboral. Pero hasta que no se conoce no se sabe, por eso debemos esforzarnos por adquirir estas herramientas básicas, comunes e imprescindibles.

¡Aprovecha las oportunidades que las favorezcan!

DESCUBRE CUÁNTO SABES SOBRE EMPRENDIMIENTO EN 3 MINUTOS – ¡PINCHA AQUÍ!

Share this Story
  • Habilidades Personales

    ¿Por qué emprender puede ser tu opción A?

    ¿Sobrecualificado? ¿Poca experiencia laboral? Descubre por qué aprender a emprender se convierte en una formación imprescindible en los tiempos actuales.
Ver más Articulos Relacionados
Ver más en Habilidades Personales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Animal Hero Universe, un videojuego para superar todas las barreras

Ciencia y videojuegos se aúnan en un proyecto emprendedor que ayuda a niños con Sindrome de Down a mejorar sus capacidades cognitivas.

Promueve:

septiembre 2019
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30