Expertos, Habilidades Personales

Ingredientes para la motivación

Por Raquel Freire, experta del programa.

En la economía del conocimiento, el valor diferencial de las empresas y los proyectos son las personas. Y la diferencia fundamental radica en la actitud con las que estas encaran la vida y los hechos que les suceden. No podemos elegir muchas de las cosas que nos suceden pero siempre podemos elegir la actitud con la que las afrontamos.

La motivación es la principal preocupación de las personas y las organizaciones desde hace siglos.

No es una asignatura que se imparta de forma habitual dentro del sistema educativo, no se enseña, no se aprende, pero está en nuestro interior y es gratis. ¡Sólo hay que despertarla!

Tal vez la hayamos dormido a los 5, a los 12 o a los 37 años. No importa la edad. Se duerme cada vez que hacemos algo por satisfacer a los demás, pero que a nosotros no nos gusta. Como ir a fútbol porque papá quisiera que fuésemos futbolistas, o a Yudo porque la abuela es Yudoca.

La despertamos cuando salimos de nuestra zona de confort, de la rutina y de lo que conocemos, vencemos nuestros miedos y hacemos lo que de verdad sentimos que tenemos que hacer. Mihály Csikszentmiháyi  lo define como estado de Flow, “estado subjetivo que las personas experimentan cuando están completamente involucradas en algo hasta el extremo de olvidarse del tiempo, la fatiga y de todo lo demás, excepto la actividad en sí misma”.

Creo que no hay una receta universal para la motivación, válida para todo el mundo, pues cada persona es única e irrepetible. De la misma forma que una receta tiene múltiples versiones lo mismo sucede con las personas y la forma de motivarnos. Sin embargo también creo que hay algunos elementos necesarios:

 

La actitud.

Aquella que te lleva a mostrar lo mejor de ti [email protected] Cada año se graduan en el sistema universitario español miles de personas con las aptitudes requeridas para la obtención del título, pero sin la actitud adecuada para afrontar con pasión la profesión elegida unos años antes. Los pensamientos positivos crean un clima agradable, la gente feliz trata mejor a los demás y la positividad se contagia.

La sonrisa.

Es gratis, no cuesta nada. Alegrarles el día a los demás crea un flujo constante de sentimientos positivos.

Gratitud.

Dar gracias y agradecer todo lo que nos sucede, nos guste o no, y las personas que nos acompañan en cada momento. El día tiene 24 horas para todos, independientemente de sus recursos económicos. 1.440 minutos para Bill Gates y para un mendigo que duerme en la calle. El tiempo es limitado, el bien más preciado que tenemos y por ello hemos de agradecer a las personas que nos dedican su tiempo y debemos elegir bien a quién se lo dedicamos.

Aquí y ahora.

Aprender a disfrutar del momento presente. El ser humano tiene una imaginación privilegiada, capaz de recrear el pasado e imaginar el futuro.

 

Con estos 4 ingredientes estaremos más cerca de alcanzar la motivación. Cada persona debe añadir sal o azúcar a su gusto para que el plato quede sabroso. Lo verdaderamente importante es encontrar el significado y tener el coraje de perseguir los sueños.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By Explorer
Load More In Expertos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Cómo minimizar la ceguera relacional al emprender

Por Ampai Gimferrer (@AmpaiGimferrer), experto del programa. Cuando ...

Promueve:

mayo 2017
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031