Expertos, Habilidades Personales

Perder el miedo al error para innovar

La creatividad y la innovación, al contrario de lo que se piensa, no son un don que solo tienen unos pocos. Según Ken Robinson experto en creatividad y educación “todas las personas son creativas, pero lo son de distinta manera e intensidad.” Esta capacidad creativa nos acompaña en la infancia pero poco a poco va desapareciendo.

Basta fijarse en la capacidad creativa de los niños y como estos “arriesgan, improvisan, no tienen miedo a equivocarse; y no es que equivocarse sea igual a creatividad, pero sí está claro que no puedes innovar si no estás dispuesto a equivocarte, y los adultos penalizamos el error, lo estigmatizamos en la escuela y en la educación, y así es como los niños se alejan de sus capacidades creativas”.

“Las escuelas matan la creatividad” según Ken Robinson

Cuando emprendemos volvemos a la infancia, sentimos la ilusión de crear algo desde cero, de hacer algo diferente. Sentimos que todo es posible, pero tarde o temprano llegan las dudas y el miedo. El miedo nos impide ver con claridad y nos paraliza.

En el mundo de los adultos parece que equivocarse es un error por el que hay que avergonzarse y lamentarse. Esto no genera sociedades innovadoras, no genera climas idóneos para que las personas propongamos soluciones y mejoras a lo que tenemos alrededor.

El miedo nos impide arriesgar

Como decíamos al comienzo la creatividad no es un don de unos pocos elegidos. Hay muchos tipos de creatividad, aunque habitualmente se relaciona el ser creativo con el ser artístico, pero esto no es así, pensar eso significa tener una visión muy reducida de la creatividad.

Podemos distinguir 5 tipos de pensamiento creativo:

– La creatividad mimética: se trata de copiar elementos e ideas y aplicarlas a otro campo diferente.

– La creatividad analógica: hace referencia a la analogía y la comparación. Es similar a la anterior pero da un paso más allá, significa aplicar cualidades de un elemento a otro como puede ser las metáforas. Lo importante es que la persona utiliza aquello que ya sabe para comprender, relacionar, conectar aquello que desconoce.

– La creatividad bisociativa: se trataría de unir un concepto con otro para formar otro mayor. Por ejemplo, la suma de tecnología más finanzas daría el fintech, que se trata de un nuevo concepto.

– La creatividad narrativa: esta es la consistente en conectar personajes, tramas, diálogos y situaciones de tal modo que tengan una coherencia y un sentido.

– La creatividad intuitiva: consiste en la capacidad imaginativa y de abstracción. Imaginar un objeto sin tenerlo físicamente delante, y también la abstracción que podemos sentir al realizar actividades como Yoga o meditación. Se trata de la capacidad de percibir y crear ideas con la mente en calma.

¿Cómo podemos aumentar la creatividad?

La creatividad es algo que podemos trabajar y desarrollar por nosotros mismos. Podemos aumentarla, por ejemplo, cuidando nuestra alimentación, leyendo, haciendo ejercicio físico, mindfulness, incluso otro tipo de estímulos como conocer a gente diferente en networkings o viajar. En general, cualquier actividad que potencie nuestras conexiones neuronales y nos mantenga en un estado de calma y claridad mental.

Photo by Bench Accounting on Unsplash

Share this Story
Ver más Articulos Relacionados
Ver más de Iris Sancho Martín
Ver más en Expertos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

3 ventajas de firmar un pacto de socios

Una de las claves del éxito de una ...

Promueve:

mayo 2018
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031