Expertos, Habilidades Personales

Desafiar los dogmas para innovar

El cuestionamiento sistemático es fuente de creatividad y progreso y domina sobre la obstinación de los dogmas.
Rompe los paradigmas. Cuestiónalo todo.

Un dogma (del griego δόγμα: “parecer, creencia”) es un sistema de pensamiento que se tiene por cierto y que no puede ponerse en duda dentro de un sistema o un contexto.

Los dogmas son proposiciones que se asientan de una manera tan firme y cierta que se convierten en principios innegables.

Muchas veces los dogmas nos nublan la capacidad de tomar buenas decisiones y nos impiden incluso darnos cuenta que quizá pueda haber una manera de pensar diferente, limitando la visión de otros planteamientos y alternativas.

Son principios instaurados con tal autoridad que se convierten en verdades incuestionables, en fundamento y base de nuestros arquetipos y paradigmas.

Afortunadamente la ciencia y el progreso han sido en muchas ocasiones impulsadas por valientes como Miguel Servet, que defendiera la teoría de la circulación de la sangre y que por contravenir determinados dogmas religiosos fue llevado a la hoguera. Su sentencia de muerte (1553) relata de manera espeluznante: “… te condenamos, Miguel Servet, a que te aten y te sujeten a una estaca y te quemen vivo, hasta que tu cuerpo quede reducido a cenizas, y así termines tus días para que quedes como ejemplo para otros que quieran cometer lo mismo.”

En 1600, Giordano Bruno fue asimismo quemado vivo por defender que la Tierra giraba alrededor del Sol y no a la inversa como aseveraban las creencias religiosas de su tiempo.

Galileo, en 1633, tuvo que renunciar formalmente a sus teorías para salvarse de morir en el potro por cuestionar que el Sol fuera el centro del Universo. Si llegamos a imaginar el funcionamiento de esta máquina surgida de las mentes más infames, no podemos achacarle al célebre astrónomo que traicionara sus descubrimientos, al menos en ese trance.

discrepar de mantener lo establecido y someterlo a la crítica

Horace Freeland Judson, autor de “Anatomía del Fraude Científico” y de “El octavo día de la Creación”, sostiene que un dogma se parece más a una hipótesis por tratarse de ideas que carecen de evidencia razonable. Y es que, aunque Dogma proviene del griego  δόγμα (“parecer, creencia”), a su vez deriva de δοκειν, dokein (“pensar, suponer, imaginar”). En su propia etimología, pues, quizá se encierre la solución: discrepar de mantener lo establecido y someterlo a la crítica, pues pensar, suponer o imaginar son verbos que invitan igualmente al cuestionamiento.

-“Eso no puedo hacerlo…”

-“Las cosas siempre se han hecho así…”

-“No es posible cambiarlo” 

¿Nos suenan estas letanías? Organizaciones y sistemas mantienen dogmas que esclavizan y someten el pensamiento. Su dominio nos impide ver con claridad que puede haber más soluciones, más formas de resolver los problemas y desafíos.

reflexiona, ¿qué pequeños o grandes dogmas sujetan tu libertad para pensar, crear y buscar alternativas? ¿Qué creencias y paradigmas te impiden cuestionar que hay cosas que se pueden pensar y hacer de otra manera?

“Y sin embargo se mueve”

Te puede interesar: Levantar las barreras a la creatividad.

Photo by Headway on Unsplash

Share this Story
Ver más Articulos Relacionados
  • Expertos Habilidades Personales

    Desafiar los dogmas para innovar

    El cuestionamiento sistemático es fuente de creatividad y progreso y domina sobre la obstinación de los dogmas. Rompe los paradigmas. Cuestiónalo ...
Ver más de Panxo Barrera
Ver más en Expertos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

4 claves para gestionar conflictos que todo líder debe conocer

La inmensa mayoría de personas asocian el conflicto ...

Promueve:

mayo 2018
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031