Expertos, Habilidades Personales

Cómo gestionar la diversidad a través del diálogo

“El diálogo es algo más que palabras, es una herramienta y una actitud que, bien trabajada, puede ser nuestra mejor aliada a la hora de sacar adelante nuestros proyectos. Cuando emprendemos, nos juntamos con nuestros pares para, sabiéndonos complementarios, vivir de lo que nos gusta.

En esta aventura del emprendimiento, nacemos cuando creamos algo con quien nos entiende, pero en la medida que vamos avanzando, nos encontramos con personas distintas, incluso con quienes para nada están de acuerdo con lo que vemos y pensamos. Este es un punto de inflexión que puede hacer que nuestro proyecto muera o crezca. Si sabemos gestionar esa diversidad tendremos más posibilidades de crecer y de hacerlo con una muy buena experiencia de enriquecimiento personal debajo del brazo.

Nos juntamos con iguales, crecemos con los diferentes.

Las personas tenemos una particular forma de ser y comportarnos en los equipos. Nuestra manera de relacionarnos y de comunicarnos es eso, solo “nuestra manera de hacerlo”: es una más entre otras, pero no por eso es mejor que las demás. Ser conscientes de cómo nos comportamos es fundamental para entendemos y comprender cómo lidiar con quien no encajamos demasiado.

HABLANDO SE ENTIENDE LA GENTE

La diversidad es un regalo de la naturaleza, pero gestionarla puede ser una tarea muy difícil. Desarrollar las competencias del diálogo puede ayudarnos a mejorar esos momentos en los que “yo creo que tengo razón y tus razones ni me encajan ni me interesan porque yo ya sé lo que quiero y cómo lo quiero. Y si no sé eso, al menos sé qué no quiero”.

Trabajar el diálogo como instrumento supone hacerlo también como actitud. Si de verdad queremos aprender de lo que otras personas saben, piensan y cuentan, si de verdad queremos que nuestros proyectos prosperen y crezcan, no nos olvidemos de seguir estas pautas que nos acercan a lo que se conoce como diálogo verdadero:

1.- Para dialogar es importante saber escuchar.

2.- Escuchar supone aceptar que lo que opina la otra persona es tan válido como lo que yo opino.

3.- Lo que escuchamos nos impacta. Influye en nuestra manera de pensar y de hacer. Para dialogar debemos ser conscientes de cómo nos impacta lo que escuchamos.

4.- Debemos tratar con respecto a la persona a la que escuchamos. Su opinión se ha formado en un proceso igual al mío, pero hemos llegado a destinos diferentes.

5.- Podemos aprender de la persona con la que hablamos. Esto del diálogo no tiene que ver con “tener o no razón”, sino con conocer cómo alguien llega a pensar lo que piensa sin hacerle cambiar de opinión o intentar convencerle de que tu razón es la buena (por el mero hecho de ser “tuya”).

6.- La persona con la que hablo y yo somos iguales. ¿Acaso debo sentirme superior por pensar distinto? ¿Acaso debo sentirme inferior por pensar distinto?

7.- Dialogar supone tener calma para entender lo que estamos escuchando. Entenderlo supone saber lo que escucho, conocer por qué esa persona lo dice, indagar sobre lo que hay detrás de lo que transmite (interés, preocupación, miedo a perder, deseo de lograr).

8.- Un buen diálogo supone decir lo que pienso, pero también pensar lo que digo.

9.- Dialogar tiene que ver con hablar, pero también con callar. El silencio es importante en el diálogo.

10.– Un verdadero diálogo es aquella senda por la que caminamos cuando queremos llegar a un lugar diferente: recuerda que dialogar también supone hablar de lo que tiene importancia para ti.”

Photo by Christin Hume on Unsplash

Share this Story
Ver más Articulos Relacionados
Ver más de Maider Gorostidi
Ver más en Expertos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

3 ventajas de firmar un pacto de socios

Una de las claves del éxito de una ...

Promueve:

enero 2018
L M X J V S D
« Dic   Feb »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031