El Design Thinking en 4 pasos

Por Marta Reñones Limorti – @martarenones de YUZZ Cantabria

El tradicional concepto del «cambio de diseño, cambio de producto» ha quedado obsoleto. La tendencia actual se centra en una forma más humana del diseño de negocio o el planteamiento de una estrategia empresarial, en la que se escucha al cliente y se comprenden las razones que le llevan a elegir una opción u otra, para poder así ofrecerle una solución que le satisfaga al cubrir su necesidad real y concreta.

Esta tendencia es lo que se conoce como el Design Thinking y de ella habló Miguel Ángel Cervera (@miguelacervera), Ingeniero de Comunicaciones y especialista en Marketing Digital y Desarrollo de Negocios, y lo hizo en el marco de las sesiones de expertos de Yuzz Cantabria.

IMG_0543 (1)

El Design Thinking  es definido por Desing Thinking en Español como «una metodología para generar ideas innovadoras que centra su eficacia en entender y dar solución a las necesidades reales de los usuarios». Es decir, dar un paso más allá a la hora de conectar con los usuarios para entender sus necesidades, de manera que podamos ofrecerles soluciones innovadoras y que realmente se ajusten y pongan fin a su problema con un determinado producto y/o servicio.

Esta nueva práctica está basada fundamentalmente en cuatro pasos:

1)    Identificar el problema de nuestro nicho de mercado. Lo primero que debemos hacer es reflexionar sobre el mercado al que queremos dirigirnos y encontrar las posibles necesidades sin solventar que haya en él. Como asegura Kevin Systron, fundador de Instagram, es el paso más difícil del proceso, ya que en nuestro análisis, a menudo pasamos por alto simples problemas que requieren simples soluciones.

2)    Empatizar con el cliente. Es necesario escuchar al usuario, entender las razones y las pasiones que lo motivan para poder comprender al 100% su problema y ofrecerle una solución que se ajuste completamente a él.

3)    Utilizar la otra parte del cerebro. Dejar de lado momentáneamente la mitad más crítica y disciplinada y echar a volar la imaginación para llegar a propuestas creativas e innovadoras.

Es importante ser creativo no solo en las ideas, sino también en la forma de presentarlas. Así lo recoge Tom Kelley, de la consultora IDEO, en sus Siete reglas para un buen brainstorming. Entre estas recomendaciones se especifica la necesidad de dejar los juicios en la puerta y dar una oportunidad a las ideas más descabelladas, pero también el “pensar visual”. Colores, dibujos, representaciones… Todo vale a la hora de plantear una idea.

4)    Medir, medir y medir. De nada vale una idea buena para nosotros si no es buena para los usuarios. Por ello, es necesario prototipar el producto o servicio para probarlo y ver si funciona antes de lanzarlo al mercado.

Todo ello ha de estar en constante prueba mediante test que se realizarán durante el proceso completo. Solo así podremos estar seguros de que nuestra idea será un éxito.

Share this Story
Ver más Articulos Relacionados
Ver más de Explorer
Ver más en Sin categoría

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Inspiración YUZZ en Silicon Valley

Promueve:

abril 2015
L M X J V S D
« Mar   May »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930